sábado, 26 de abril de 2014

CAPITULO 6


Gracias a … ¿a qué?. Olvídenlo. El hecho es que cuando tuve el valor suficiente de dirigirme a mi asiento 54, el hombre que estaba a mi lado me miraba con ojos seductores y pues yo …sentí calor.

-Hola ¿Te ayudo? – !!oh my god !! ¿Qué digo?
-Gracias –le digo dedicándole una gran sonrisa coqueta.





Carga los bolsos y los pones en la rejilla “portamaletas” y finalmente se sienta y me invita a  hacerlo. ¿Eso significa que esperaba que me quede parada? Espero que no.

-Muchas gracias… -y me quedo muda. Aun no se su nombre. No se supone que debería saberlo.
-Tom- dice con un ligero acento británico - Ravi de vous rencontrer madame.-me dice en francés…en su boca suena tan bien.

Creo que me enamore… *.*

Nos pasamos todo el viaje hablando de nuestras vidas, ya saben, las preguntas obvias y con respuestas complicadas. De donde eres, cuántos años tienes, donde vives, a donde vas, porque viajas, que te gusta comer y cosas por el estilo.

-Soy de Londres, pero mi familia se mudó a Francia desde que nací. Es como mi segundo hogar – me dice mientras me dedica una sonrisa derriteicebergs.
-Es decir –digo- ¿vas a visitar a tus padres?
-No…ya no viven en Francia, están en Londres otra vez. Vine a Estados Unidos al sepelio de un gran amigo…él tenía cáncer…-dice y se queda callado.
-Lo siento tanto… yo viví algo similar. Mi papa murió de tuberculosis hace más de cinco años…me hace mucha falta.-Digo y no puedo evitar que una lagrima caiga por mi mejilla.
-Lo siento hermosa… esas situaciones son difíciles de sobrellevar. Mi amigo era como mi hermano, es francés pero vino con su familia aquí a vivir. Nos comunicábamos de vez en cuando y viajaba a visitarlo… lastimas todo esto. Así que voy de regreso a mi hogar. Al menos ahí tengo mi departamento y trabajo.
-Y novia…-Digo sin evitar mostrar un poco de… ¿celos? Nooo que va… ¿acaso es posible celar a un hombre que apenas conoces?
-No –me dice y siento que mis músculos se relajan – no tengo novia-me mira y sonríe.
-Entonces… ¿novio? –Esa no fui yo…yo no dije esa estupidez ¿o si?.
Me mira serio y dice –No Charlotte, no soy gay.

Me siento Anastasia al entrevistar a Christian Grey, y admito que necesito unos buenos azotes… ¡Castígame Grey! Hahaha aunque viéndolo bien… Tom es el Grey de mis sueños. ¡Oh my god! Esto es demasiado.

-Lo siento…dije una estupidez –digo y agacho la cara.
-jajaja No te preocupes hermosa, quizá si lo soy.- Dice y vuelve a reír dejándome con la boca abierta. Dime que un hombre tan bello no es gay por favor. Juro que me tirare de la torre Effiel si es así.

Sin poder evitarlo empiezo a reír yo también. Al rato los pasajeros se quejan y nos obligan a callarnos…eso fue vergonzoso. Pero Tom y yo seguimos riendo en silencio. Sin querer me recuesto en su pecho y sonrío. Esa confianzuda no fui yo. Palabra de boyscout.



-Te ves hermosa cuando sonríes –me dice y yo…
-Ja! Acaso siendo hermosa me vería menos hermosa riendo… ¿pensaste eso? –Digo, sacando la odiosa que llevo dentro. No puedo dejar que este hombre perfecto me tenga colgando en sus manos.
-Sí, tienes razón –afirma- creo que te ves más hermosa cuando sonríe.
Oh no. No dijiste eso, no….no…no…no
-¿Charlotte? –me pregunta tocándome el rostro y…una rara sensación se apodera de mi cuerpo y se centra… ahí. Esto no está bien y yo estoy a punto de ebullición.
-mmm … ¿sí? –digo sin mirarlo al rostro.
-¿Por qué no me miras?
-Ehem…bueno…yo creo que tengo sueño y…es un viaje largo así que mejor me duermo. Adiós –digo y con una pequeña mantita me cubro el rostro. Lo sé, es lo más ridículo en toda la historia del planeta tierra. Pero ese hombre estaba dominándome de la forma más dulce posible…y lo más probable sea que no lo vuelva a ver nunca.
-Buenas noches hermosas. –Me dijo y sentí que se acercaba a darme un beso en la frente.

Decidí que tenía que evitarlo o no podría olvidarlo y…
Me destape y al levantar la vista su boca…se plantó en la mía.
Nos besamos… oh, no. Esto no es real. !Estoy perdida!.
Me miro y se dio cuenta de lo que había sucedido, se alejó un poco y sonrió mirándome de lado.

-Si querías besarme pudiste habérmelo pedido –Me dijo- No te lo hubiera negado.

Y me derretí y me hundí en el asiento y no volví a  dirigirle la palabra…hasta que recuperara mi orgullo y el control de mis impulsos. ¡Malditas hormonas descontroladas!

Me pase todo el viaje evitando mirarlo. Sí, claro. Como si pudieras evitar al chico que está a tu lado. ¡Eso es imposible! –Grito mi conciencia…la maldita tenía razón, era imposible.

Pero tenía que hacerlo…o al menos intentarlo.

Comí, bebí, fui a los servicios, dormía, escuchaba música, dormía y leía, sobretodo leía. No era una desadaptada social, solo me fascinaba leer y la novela “Jane Eyre”. Aun lloraba cada vez que llegaba a la escena donde Jane descubría que la loca que habitaba en el último piso era la esposa del Señor Rochester.
Aun no logro entender, porque rayos el jamás le dijo la verdad. ¿Por qué no le conto su historia? Él fue muy tonto al arriesgar su verdadera felicidad por culpa de un engaño, pero al final la verdad salió a la luz dejando dos corazones rotos. El único momento que lloro de felicidad es cuando Rochester le pide a Janecita que se case con él. La declaración de amor más hermosa de mi vida. Y el otro momento que amo es cuando el recupera la visión…caray, ya estoy llorando otra vez.

-Eres muy susceptible…¿verdad? –me dice al oído.
-No deberías hablarme, no quiero que me hables y si lloro es porque esta novela es muy hermosa, aunque hay personajes como la Señora Reed que odio mucho, pero en fin, no importa.
-Eres muy dulce…a mí también me encanta leer y también odio a la señora y señor Reed, son unos insensibles… ¿No lo crees?
Lo miro...
¡Oh my god ¡ El también leyó la misma novela…eso quiere decir que es un romántico.. ¿o algo así?

-¿No me digas que también leíste Orgullo y Prejuicio?-pregunto
-Ohh Darcy…de el aprendí muchas cosas. Es un buen ejemplo,  ¿no crees? –me dijo con simpleza.



-Eres…extraño. Los hombres no suelen leer ese tipo de libros… a no ser que seas profesor de Literatura, lo cual sería más comprensible.
-Pensé que no quería hablarme.-Me dijo logrando que me pusiera colorada.
-Y no lo hare. Adiós.- Dije y me puse los auriculares y Hardwell a todo volumen.
…No me había dado cuenta de que estábamos a punto de aterrizar hasta que escuche a la airhostess hablar a través de los parlantes…

“Señores pasajeros, bienvenidos al aeropuerto Charles de Gaulle -Por favor, permanezcan sentados, y con el cinturón de seguridad abrochado hasta que el avión haya parado completamente los motores y la señal luminosa de cinturones se apague. Los teléfonos móviles deberán permanecer totalmente desconectados hasta la apertura de las puertas. Les rogamos tengan cuidado al abrir los compartimentos superiores ya que el equipaje puede haberse desplazado. Por favor, comprueben que llevan consigo  todo su equipaje de mano y objetos personales.  Si desean cualquier información, por favor diríjanse al personal de tierra en el aeropuerto; muy gustosamente les atenderán. Muchas gracias y buenos días.”

Era hora de empezar mi nueva vida –aunque solo fuera por un mes ¿o más?. De pronto me sentí embargada por la sensación más incómoda vivida…tristeza.
¿Por qué tendría que estar triste? No había lógica para sentirme de esa forma. Quizá Tom me había contagiado algo y pues yo… yo…
Yo no quiero dejar de verlo.

Y como si Dios estuviera a mi favor, Tom me tomo de los brazos y me giro hasta que mi rostro estaba frente a la suya, mi boca también estaba frente a él y yo…que lindos labios, se ven suaves y apetecibles, le da a su rostro… ¡BASTA! Charlotte no sería capaz de besar a este hombre sobretodo porque la pone nerviosa. Dios, ahora estaba hablando de mí en tercera persona. Estaba enferma.

Su mirada bajo a mis ojos y su boca se acercaba poco a poco hacia mí. Era increíblemente perfecto aunque fuera mayor que yo, aunque no me lo haya dicho claramente lo es…pero es la perfección personificada y me encanta.

-¿Te gustaría que te bese? ¿O me tirarías una cachetada por eso?-dijo y rompió la burbuja que creamos a nuestro alrededor.
-Si tu querías besarme lo hubieras hecho, pero ya es tarde. Adiós.-Dije claramente fastidiada…y no porque no me haya besado- si claro Charlotte, bien que por poco te lanzas sobre el. ¡Cállate subconsciente inoportuno!

Cargue mis maletas y me dirigí hacia la escalera. Baje con cuidado cargando mis dos maletas mientras trataba de no caerme por culpa del peso de estas cosas.
¡Lo logre!

Baje del avión sin caerme y sobretodo sin montar ningún espectáculo digno de Keeping Out with the Kardashian… y eso es un gran logro para mí, recordando que lo único que rogaba es que el idiota cuyo nombre empieza con T y termina con OM, viniera a ayudarme con las maletas y me diera su número telefónico. Si, quizá el viaje me afecto un poco el cerebro, no me culpen.



Entro al aeropuerto que por cierto es muy moderno y nice y escucho mi nombre…alguien me llama. Un poco fastidiada por la intromisión-ya que tengo que recoger mis maletas y buscar al tal JeanPierre- volteo y veo al hombre que estaba llamando a través de mis pensamientos.
Tom

-Disculpa, no quiero ser un desgraciado, ni un idiota…es que no puedo dejar que te vayas asi, yo…-dice y siento que estoy a punto de morir de un ataque de corazón.
-Por favor no digas nada, ya se que te resulte un poco ridícula…-lo pienso mejor y continuo-bueno, quizá una poco más que eso, pero enserio no tienes que…

Y no pude decir ni una sola palabra más.

Su boca estaba pegada a la mía y yo está temblando peor que gelatina…estaba en el cielo. Si, esto era el cielo, y se sentía muy bien. Debería venir aquí con frecuencia. Claro, claro, le pedirás a Tom que te bese más seguido así te convertirás en monja.

No pensé y solo me deje llevar, coloque mis brazos alrededor de su cuello y me deje caer en ese abismo inmenso llamado…no puedo creerlo, no iba a decir amor ¿o si?

El hecho es que me aferre a el y lo bese con todas las ganas que tenía. Sus labios eran suaves, dulces y gruesos. La sensación era divina, jamás me había sentido tan feliz al besar a alguien. La sensación de estar en el cielo era extraña y eso no me sucedia amenudo. Algo me sucedia con Tom, algo que no podía explicarme a mi misma.

Terminamos el beso mas por recuperar un poco de aire que por querer dejarlo ahí. Nos miramos y …estallamos en carcajadas. Nos reíamos y yo no sabia porque, quizá el se reia por lo bitch que fui pero al verlo me di cuenta que sus pupilas brillaban…era como si estuviera… ¿excited?



-Eres increíble Charlotte- Mi nombre pronunciado por esa voz tan varonil era el colmo de la felcicidad y no solo eso, me ponía mas de lo que el se imaginaba, y eso tampoco era bueno.
-Este…Tom, yo…estoy muy apenada por lo que acaba de suceder.-Dije queriendo poner una excusa pero el me dio otro beso para hacerme callar. Si sigue asi hablare toda la noche.

¡Eres una bruja bitch! Jajaja

-No es necesario que digas nada-me dijo mirándome como si fuera una reliquia- sentí algo por ti desde que te mire a los ojos, y poco a poco mientras hacíamos vida social sentado uno al lado del otro…las cosas no suceden porque si. Todo tiene un porque, y yo quiero averiguarlo contigo.

El tenía razón, Tom me gustaba demasiado pero no solo eso, el me hacia sentir como si estuviera en las nubes, como si estuviera en el mejor lugar del mundo y era…grandioso.
No podía haberme enamorado en unas cuantas horas de vuelo, eso era imposible. El amor a primera vista no existe, solo es gusto, atracción y se mezcla aún mas cuando esa persona te agrada, y Tom me agrada…mucho. Lo necesitaba.

-No quiero que pienses que soy una regalada o cosas por el estilo, yo no soy así –mentirosa-No, no lo soy-grite.
-Okey, okey, eso quedo claro hermosa, pero no quiero que me expliques nada, solo necesito que me digas que no perderé contacto contigo.
-¿No tienes novia, verdad?-Pregunte conteniendo la respiración y rogando al cielo que no me mintiera.
-No la tengo.-Me dijo con convicción.

Y le creí. Sabía que no me mentiría, o al menos eso esperaba, no quería perderlo…me encantaba más que a nada en el mundo, era todo lo que alguna vez soñé, un hombre que compartiera mis gustos por la lectura y sobretodo que fuera agradable y guapo. En resumen él era el hombre perfecto para mí, y para cualquiera-dijo mi conciencia…ya la estaba odiando.

-Me encantaría seguir en contacto también…-Dije lo más tímida que se puedan imaginar. Yo Charlotte White ¿TIMIDA? Eso era como una broma de mal gusto, pero era real.
De pronto unas manos me tocaron el hombro y fastidiada voltee.

¡Oh-My-God! 



8 comentarios:

  1. Jajajajaja me pareció muy gracioso el inicio... y bueno... el hombre segun la descripción de tu novela mas que por el actor como tal se nota que es muy sexy... Genial Kriz... jajaja :*
    PD. Soy Lore... besitos! Jajaja

    ResponderEliminar
  2. Capítulo muy bonito asta mee reido un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TE has reido !! que genial !! lo que quiero es que al menos mientras lean , se relajen y se diviertan. Si lo consigui...me alegras la vida.
      Gracias Josefa ;)

      Eliminar
  3. Este capitulo me ha encantado, la manera de tomar contacto, el matiz cómico.... genial, esperanfo el próximo Kriz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esa Charlotte es unica hahahaa.
      Gracias Almudena ;)

      Eliminar
  4. Hola Kriz, recien me voy enrolando en tu historia y me esta encantando,te confieso que la comence a leer por Matt tu protagonista y mi amor platonico,pero ahora ademas me gustaron mucho el resto de los personajes y ya le tengo una envidia endiablada a Charlotte,es algo raro porque estoy segura que la voy a querer pero de igual manera la voy a odiar solo por estar junto a Tom,ya espero el siguente capítulo para saber a donde nos lleva esta relación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja si, pero al comienzo la vas a odiar, eso es seguro :P (Lotty es un poco testaruda y liosa) . Gracias por leer y que genial que te guste.
      ME ENCANTA QUE TE ENCANTE. !!!

      Eliminar